anterior autor siguiente

        NOCHE DE IRA

a Pilar Lojendio

Hablemos de la noche en que me incluyo,
del día que no llega.
La razón de tu voz no protege:
ni el sol de la justicia mientras sigan
discriminando
el aire que respiras,
tu sombra las ciudades,
tus pasos las aceras.

Los brazos de tu cuerpo
no terminan en manos:
púgiles son las dos,
nudos de piedra,
ajedrez de pistolas.
Ved su rostro de guante:
una sien es asfalto, la otra silla eléctrica:
cloaca es una oreja y rascacielos otra,
y si un ojo le llora el otro sangra.

Tiene una visión doble
y la estrella en la bandera
es espuela en su costado.

Sus piernas son iguales,
las dos caminan
sobre ascuas.

En resumen,
escucha su lenguaje:
«Para tener derecho a sonreírme
un corazón artificial me han puesto».

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hora punta del hombre (1970)   siguiente anterior
LOS ROBOTS DAN LA CARA
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio