anterior autor siguiente

        NOCHE DE ÁNIMAS

a José Luis Sampedro

Nuestros abuelos,
porteando el mendrugo del esclavo,
trabajaron de sol a sol.

Sin cejar, nuestros padres,
a costa de despidos,
huelgas, muertos y soledades,
ensancharon los días,
legándonos jornadas de ocho horas,
para que sonrieran nuestros brazos.

Pero hemos vuelto a las andadas,
nos han salido al paso
cuadrillas de horas extras,
el pluriempleo, salteador del ocio,
del paraíso del me da la gana.

Ahora trabajamos más que nunca
y no de sol a sol,
sino de insomnio a insomnio,
molidos de cansancio
estrujados los huesos.

Estamos condenados
a sufrir escaladas de fatiga,
a no hallar agujeros al descanso,
a malbebernos la amistad y el vino.

Trabajamos más horas
solamente
para pagar a plazos
el ataúd de la esperanza.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hora punta del hombre (1970)   siguiente anterior
LOS ROBOTS DAN LA CARA
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio