anterior autor siguiente

    RESPUESTA DEL ESTUDIANTE

a Nicole Avant

Hasta que se nos oiga
hemos de romper puertas,
matar espantapájaros
y derribar estatuas.

Hasta que se nos oiga
colocaremos trapos
de protesta y de lidia
en el tablón de anuncios
de los anacronismos.

Nosotros no tenemos
compromisos con zoos
de fantasmas
ni parques de esperpentos.

Nosotros no queremos
morirnos de tristeza,
ni disecar ocasos,
ni andarnos por las ramas.

No queremos ser carne
de inválidos civiles
mutilados de espíritu,
aun antes del viaje
de final de carrera.

Para que se nos oiga
hemos de quemar pronto
las verdades a medias,
fumigar las palabras
para que nos expresen.

No queremos comprar
cadáveres de cera
con el oro de ley
de nuestros años mozos.

Ni tenemos arrugas
en el rostro. Luchamos
para ser transparentes
como la luz y el agua.

Que nos oigan bien claro.
Nuestra conducta es ésta:
queremos claridades
sin vendajes de nubes.

Queremos sobre todo
dar vida a nuestro sueño
y modelar las sienes
del barro de los días.

Hasta que se nos oiga
seguiremos sentados
a las puertas del hombre
que pone en pie el mañana.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hora punta del hombre (1970)   siguiente anterior
PRIMER PLAN DE SOLEDADES
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio