anterior autor siguiente


A José Mateo Díaz

Se ha agachado la brisa y hay cosechas de espumas.
Tiene esta mar rumor de órgano profundo,
dama y protesta con las hambres de un pueblo,
no quiere a nadie en sus orillas.
Amacebada de sus movimientos
se hace y se destruye
con absoluta lealtad a sí misma.
No hay un lugar común
que pueda alimentarse de estas olas;
todas son libertad que se desnuda
en las arenas que nos oscurecen.
¡Cuánto amor en el agua sin fronteras
y cuán blanco su pan de cada día!
Así es como me quiero,
con pasión y con brío,
a pincelada limpia y celo desbordado,
amaneciendo desde adentro,
desde la oscuridad que me amordaza,
comiéndome los riscos que golpean mis sienes.

(1964)

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Las islas en que vivo (1971)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio