anterior autor siguiente


A Juan Cruz Ruiz

Todo iba hoy despacio:
el pájaro, la luz, el cigarrillo.
Sólo el tiempo tiraba del mantel
con esa prisa
con que pone un collar fin a su vida
desde lo alto de una garganta.
Mis manos se oponían una a otra,
dos ritmos me batían y no se desposaban,
palpábame al revés,
casi estaba en la celda
de un condenado a muerte.
Fue un perro herido entonces,
tanteando vencer la muralla de roca,
quien me dio una dedada de miel.
Intentó varias veces
saltar por lo más bajo
y fracasó.
Fue por lo que parecía más difícil
de salvar
por donde halló camino.
Y ya fue alegre entonces
el pájaro, la luz, el cigarrillo.
El ejemplo del perro me había liberado;
sus patas escalaron mi angustia,
las sentía trepar mi corazón.
Y me puse de pie sobre mí mismo,
dueño de mis heridas,
para saltar murallas y opresiones.

(1967)

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Las islas en que vivo (1971)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio