anterior autor siguiente

        LA PRÓXIMA OLIMPIADA

Es la hora de las vidas salientes.
Se han desposeído de agujeros,
del parabrisas de las ciénagas.
Y están confabuladas con sí mismas,
con los fantasmas del estar muriendo
sobre las rocas de las maldiciones.
Los otros, los de siempre
—burbujas en cuclillas,
tic-tac de soledades—,
tiran la luz y el movimiento esconden
en la estrategia del dolor en cueros.
Ni estrellas ni satélites los miran.
No les ha sido dada
la ley de tener ojos y acercarse
a la sonrisa de la llama
de los atletas de la libertad.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Ojos que no ven (1977)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio