anterior autor siguiente

  CANCIÓN DE LOS AMANTES MUERTOS

Ella era bella y era buena.

      ¡Perdonalá, Señor!

Él era dulce y era triste

      ¡Perdonaló, Señor!

Se dormía en sus brazos blancos
como una abeja en una flor.

      ¡Perdonaló, Señor!

Amaba las dulces canciones,
¡ella era una dulce canción!

      ¡Perdonalá, Señor!

Cuando hablaba era como si alguien
hubiera llorado en su voz.

      ¡Perdonaló, Señor!

Ella decía: —«Tengo miedo.
Oigo una voz en lo lejano».

      ¡Perdonalá, Señor!

Él decía: —«Tu pequeñita
mano en mis labios».

      ¡Perdonaló, Señor!

Miraban juntos las estrellas.
No hablaban de amor.

Cuando moría una mariposa
lloraban los dos.

      ¡Perdonalós, Señor!

Ella era bella y era buena.
Él era dulce y era triste.
Murieron del mismo dolor.

Perdónalos,
Perdónalos,

            ¡Perdonalós, Señor!

autógrafo

Pablo Neruda, 1923


subir volver Crepusculario (1923)   siguiente anterior
Pelleas y Melisanda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio