Anoche se me ha perdido
en la arena de la playa
un recuerdo
dorado, viejo y menudo
como un granito de arena.
¡Paciencia! La noche es corta.
Iré a buscarlo mañana...
Pero tengo miedo de esos
remolinos nocherniegos
que se llevan en su grupa
—¡Dios sabe adónde!— la arena
menudita de la playa.

autógrafo

Pedro Salinas, 1923


subir  volver  Presagios (1923)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio