anterior autor siguiente

    EL POETA NO ESPERA A LA DAMA

Kürnberger. Cuando por los reinos
de Europa se paseaba la muerte.
Y en los bardos había ánimo para
renovar la lírica. Sentado
en una cámara del castillo
al que han puesto sitio nuevamente.
Y un poema de amor
de una “soberana indiferencia”.
Cuando alguien, tal vez, un cortesano,
grita una advertencia inaudible
al final de un pasillo de piedra
que otra vez se diluye
en la intersección de la muerte
y el poema.

autógrafo
Roberto Bolaño


subir volver La universidad desconocida (2007)   siguiente anterior
Primera Parte: LA NOVELA-NIEVE
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio