ORILLAS DEL SAR

                V

¡Cuán hermosa es tu vega, oh Padrón, oh Iria Flavia!
Mas el calor, la vida juvenil y la savia
        que extraje de tu seno,
como el sediento niño el dulce jugo extrae
        del pecho blanco y lleno,
de mi existencia oscura en el torrente amargo
pasaron, cual barrida por la inconstancia ciega,
una visión de armiño, una ilusión querida,
        un suspiro de amor.

De tus suaves rumores la acorde consonancia,
ya para el alma yerta tornóse bronca y dura
        a impulsos del dolor;
secáronse tus flores de virginal fragancia;
perdió su azul tu cielo, el campo su frescura,
        el alba su candor.

La nieve de los años, de la tristeza el hielo
constante, al alma niegan toda ilusión amada,
        todo dulce consuelo.
Sólo los desengaños preñados de temores,
        y de la duda el frío,
avivan los dolores que siente el pecho mío,
        y ahondando mi herida,
me destierran del cielo, donde las fuentes brotan
        eternas de la vida.

autógrafo

Rosalía de Castro


subir volver En las orillas del Sar (1884)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio