anterior autor siguiente


Del rumor cadencioso de la onda
y el viento que muge;
del incierto reflejo que alumbra
la selva o la nube;
del piar de alguna ave de paso;
del agreste ignorado perfume
que el céfiro roba
al valle o a la cumbre,
mundos hay donde encuentran asilo
las almas que al peso
del mundo sucumben.

autógrafo

Rosalía de Castro


subir volver En las orillas del Sar (1884)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio