anterior autor siguiente


Ya duermen en su tumba las pasiones
el sueño de la nada;
¿es, pues, locura del doliente espíritu,
o gusano que llevo en mis entrañas?
Yo sólo sé que es un placer que duele,
que es un dolor que atormentando halaga,
llama que de la vida se alimenta,
mas sin la cual la vida se apagara.

autógrafo

Rosalía de Castro


subir volver En las orillas del Sar (1884)   siguiente anterior
Voz: Marina Mayoral Voz: Marina Mayoral

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio