anterior autor siguiente


Ya siente que te extingues en su seno,
llama vital, que dabas
luz a su espíritu, a su cuerpo fuerzas,
juventud a su alma.

Ya tu calor no templará su sangre,
por el invierno helada,
ni harás latir su corazón, ya falto
de aliento y de esperanza.

Mudo, ciego, insensible,
sin goces ni tormentos,
será cual astro que apagado y solo,
perdido va por la extensión del cielo.

autógrafo

Rosalía de Castro


subir volver En las orillas del Sar (1884)   siguiente anterior
Voz: Marina Mayoral Voz: Marina Mayoral

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio