anterior autor siguiente


Vosotros que del cielo que forjasteis
vivís como Narciso enamorados,
no lograréis cambiar de la criatura
en su esencia, la misma eternamente,
los instintos innatos.

No borraréis jamás del alma humana
el orgullo de raza, el amor patrio,
la vanidad del propio valimiento,
ni el orgullo del ser que se resiste
a perder de su ser un solo átomo.

autógrafo

Rosalía de Castro


subir volver En las orillas del Sar (1884)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio