anterior autor siguiente

      EPITALAMIO BÁRBARO

A Lugones.

El alba aún no aparece en su gloria de oro.
Canta el mar con la música de sus ninfas en coro
y el aliento del campo se va cuajando en bruma.
Teje la náyade el encaje de su espuma
y el bosque inicia el himno de sus flautas de pluma.
Es el momento en que el salvaje caballero
se ve pasar. La tribu aúlla y el ligero
caballo es un relámpago, veloz como una idea.
A su paso, asustada, se para la marea.
La náyade interrumpe la labor que ejecuta
y el director del bosque detiene la batuta.
—¿Qué pasa?—desde el lecho pregunta Venus bella.
Y Apolo: —Es Sagitario que ha robado una estrella.

autógrafo

Rubén Darío


subir volver Prosas profanas y otros poemas (1896-1901)   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito Rubén Darío:   1/4   2/4   3/4   4/4
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio