CAMPOAMOR

Éste del cabello cano,
como la piel del armiño,
juntó su candor de niño
con su experiencia de anciano;
cuando se tiene en la mano
un libro de tal varón,
abeja es cada expresión
que, volando del papel,
deja en los labios la miel
y pica en el corazón.

autógrafo

Rubén Darío, 1896


subir  volver  El canto errante (1907)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio