anterior autor siguiente


¡La pampa! Inmolad un corcel
a Hiperión el radiante,
cual canta un dueño del laurel
del Lacio. ¡La pampa fragante!
En la extendida luz del llano
flotaba un ambiente eficaz.
Al forastero, el pampeano
ofreció la tierra feraz;
el gaucho de broncínea faz
encendió su fogón de hermano,
y fue el mate de mano en mano
como el calumet de la paz.

autógrafo

Rubén Darío


subir volver Canto a la Argentina (1910)   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito de Rubén Darío (Arizona State University)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio