MÍA

Mía: así te llamas.
¿Qué más harmonía?
Mía: luz del día;
mía: rosas, llamas.

¡Qué aroma derramas
en el alma mía
si sé que me amas!
¡Oh Mía! ¡Oh Mía!

Tu sexo fundiste
con mi sexo fuerte,
fundiendo dos bronces.

Yo triste, tú triste...
¿No has de ser entonces
mía hasta la muerte?

autógrafo

Rubén Darío, 3 de enero de 1897


subir volver Prosas profanas y otros poemas (Seguna edición 1901)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio