XLI
    LO FATAL

A René Pérez

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

autógrafo

Rubén Darío, 1905


subir volver Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas (1905)   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito de Rubén Darío
Canción de Alejandro Roop Canción de Alejandro Roop
enlace Jesús Hilario Tundidor - Nunca culpable
inglés Translated by Steven J. M. Cohen
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio