anterior autor siguiente

    XIII
    SPES

Jesús, incomparable perdonador de injurias,
óyeme; Sembrador de trigo, dame el tierno
pan de tus hostias; dame, contra el sañudo infierno,
una gracia lustral de iras y lujurias.

Dime que este espantoso horror de la agonía
que me obsede, es no más de mi culpa nefanda,
que al morir hallaré la luz de un nuevo día
y que entonces oiré mi «¡Levántate y anda!»

autógrafo

Rubén Darío, 1905


subir volver Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas (1905)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio