anterior autor siguiente

    DIVAGACIONES

Mis ojos espantos han visto,
tal ha sido mi triste suerte;
cual la de mi Señor Jesucristo,
mi alma está triste hasta la muerte.

Hombre malvado y hombre listo
en mi enemigo se convierte;
cual la de mi Señor Jesucristo,
mi alma está triste hasta la muerte.

Desde que soy, desde que existo,
mi pobre alma armonías vierte.
Cual la de mi Señor Jesucristo,
mi alma está triste hasta la muerte.

autógrafo

Rubén Darío, 1916


subir volver Poesías sueltas entre 1912 y 1916   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio