anterior autor siguiente

    ABROJOS - VI

Puso el poeta en sus versos
todas las perlas del mar,
todo el oro de las minas,
todo el marfil oriental;
los diamantes de Golconda,
los tesoros de Bagdad,
los joyeles y preseas
de los cofres de un Nabad.
Pero como no tenía
por hacer versos ni un pan,
al acabar de escribirlos
murió de necesidad.

autógrafo

Rubén Darío, 1886


subir volver Abrojos (1887)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio