anterior autor siguiente

    ABROJOS - XXXV

Niña hermosa que me humillas
con tus ojos grandes, bellos:
son para ellos, son para ellos
estas suaves redondillas.

Son dos soles, son dos llamas,
son la luz del claro día;
con su fuego, niña mía,
los corazones inflamas.

Y autores contemporáneos
dicen hay ojos que prenden
ciertos chispazos que encienden
pistolas que rompen cráneos.

autógrafo

Rubén Darío, 1886


subir volver Abrojos (1887)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio