anterior autor siguiente

    ABROJOS - XXXIX

El pobrecito es tan feo
que nadie le hace cariño.
¡Dejan en la casa al niño
cuando salen de paseo!...

Y ello no tiene disculpa,
pues, de fealdad tan extraña,
es el molde de la entraña
quien ha tenido la culpa.

autógrafo

Rubén Darío, 1886


subir volver Abrojos (1887)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio