anterior autor siguiente

    ABROJOS - XLVI

Convengo de cualquier modo.
No son raras hoy las víctimas,
y es preciso, en el mercado
donde todo se cotiza,

que se derrame y se busque
el material de la orgía...
Pero una madre, ¡una madre!
a su hija, Dios santo, ¡a su hija!
¡Oh, Alfredo de Musset! Dime si Rolla
regateó con el diablo la tarifa,
o con la madre monstruo tiró dados
sobre el desnudo cuerpo de la niña.

autógrafo

Rubén Darío, 1866


subir volver Abrojos (1887)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio