anterior autor siguiente

    TRÍPTICOS

En sucios charcos
también he visto
los colores del arcoíris.

El pájaro carpintero
sigue horadando el árbol
aunque ya no existen.

El crujido tan singular
de las hojas secas
me recuerda a una amiga.

En una plaza de Varsovia
buhoneros rusos
venden condecoraciones de sus héroes.

La sangrante palabra
enemigo toca
puertas en son de guerra.

La lagartija en la árida tierra
es lo único verde
y pasa veloz.

Para ser cocuyos
ellos necesitan
la noche.

En la mañana me recibe
una franja de sol
sobre el piso del apartamento.

Sentados a la mesa
olvidan el árbol
pero él no deja de estar ahí.

Los pájaros que alimento
diariamente, me educan:
no me reconocen.

Sombras veloces de pájaros
dan vueltas en el pavimento
y sólo un transeúnte las ve.

Bambúes
abanican
su misma sombra.

Sigilosamente ha entrado el árbol
por el balcón
al apartamento.

Rafael Cadenas


subir volver Inédito   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio