anterior autor siguiente

      A LA RUEDA DE UN CARRO

Tristemente, las ruedas van hundiendo en el barro
su gemido incansable, monocorde, doliente, lagrimones
de cieno se desprenden temblando,
desplomándose suaves, silenciosos y lentos,
dulcemente redondos, tiernamente pausados.

Aquí en esta madera, que se queja cansada,
cantaron jubilosos, espléndidos, los pájaros,
y las ramitas tiernas con su verde ventura
temblaron mansamente bajo el viento de mayo.

Redonda va la pena, redonda va la muerte,
redonda va la rueda, torpemente girando…
Y sobre el carro, lento, cargado de verduras,
un mocetón alegre no sé qué va cantando.

autógrafo

Rafael Morales


subir volver Canción sobre el asfalto (1954)   siguiente anterior
húngaro Hungarian translation by Simor András
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio