anterior autor siguiente

    12

Cuando se apaga la última lámpara
no sólo se apaga algo mayor que la luz:
también se enciende la sombra.

Debería haber sin embargo lámparas
que sirvieran exclusivamente
para encender la sombra.
¿No hay acaso miradas para no ver,
vidas nada más que para morir
y amores sólo para el olvido?

Hay por lo menos ciertas tinieblas predilectas
que merecen su propia lámpara de oscuridad.

autógrafo

Roberto Juarroz


subir volver Sexta Poesía Vertical (1975)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio