anterior autor siguiente

      LUSTRAL

Llamé una vez a la visión
                                          y vino.
Y era pálida y triste, y sus pupilas
ardían, como hogueras de martirios.

  Y era su boca como un ave negra
de negras alas.
                          En sus largos rizos
había espinas. En su frente arrugas.
Tiritaba.
Y me dijo:
                —¿Me amas aún?
                                              Sobre sus negros labios
posé los labios míos;
en sus ojos de fuego hundí mis ojos,
y acaricié la zarza de sus rizos.
Y  uní mi pecho al suyo, y en su frente
apoyé mi cabeza.
                                Y sentí el frío
que me llegaba al corazón y el fuego
en los ojos.
                      Entonces
se emblanqueció mi vida como un lirio.

Ricardo Jaimes Freyre


subir volver Castalia Bárbara (1899)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio