anterior autor siguiente

      LA CANCIÓN DEL HASTÍO

        Si vieras, amiga,
qué espacio transcurre mi lenta existencia
la marcha inmutable del tiempo fatiga
        mi añeja dolencia;
mis torvos fastidios apenas mitiga
        la gloria que llevo:
        tu amor siempre nuevo,
        tu afecto sencillo...
Y todas las noches mi dulce reclamo
escucha en tus rejas el viejo estribillo:
        —¿Me quieres?
                                            —¡Te amo!

Monótona corre mi vida, bien mío;
sus páginas tristes me dicta el hastío.
        Los días son iguales
        como ondulaciones
que van de los lagos sobre los cristales.
        Prende la mañana
        sus fulguraciones
        sobre la sabana.
        Y al morir el día
asoma la noche sus negros capuces
        por la serranía,
y con sus arenas refleja el desierto
        las últimas luces
        del astro ya muerto.
        En vanas quimeras
        consumo mis días;
tus horas que mueren pasan cual viajeras,
        con ellas las mías
        y ante tu ventura
        te digo muy quedo
que a veces hastiado medito con miedo,
        cariñosa hermana,
        en el día sombrío,
en las inclemencias del invierno frío
que en tus bucles deje la primera cana.

Tus páginas tristes me dicta el hastío...
        mis sueños
        pequeños,
        mi vida
        escondida;
y noche por noche con suave reposo
        llegando a tu reja
        te digo amoroso
la frase de antaño, la cláusula vieja.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Para el álbum autográfico de José Villalobos Franco, 1907. G. Sheridan, Ramón López Velarde, correspondencia..., FCE, 1991


subir volver Primeras poesías (1905-1912)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio