anterior autor siguiente

      DEL SEMINARIO

Hoy que la indiferencia del siglo me desola
sé que ayer tuve dones celestes de contino,
y con los ejercicios de Ignacio de Loyola
el corazón sangraba como al dardo divino.

Feliz era mi alma sin que estuviese sola:
había en torno de ella pan de hostias, el vino
de consagrar, los actos con que Jesús se inmola
y tesis de Boecius y de Tomás de Aquino.

¿Amor a las mujeres? Apenas rememoro
que tuve no sé cuáles sensaciones arcanas
en las misas solemnes, cuando brillaba oro

de casullas y mitras, en aquellas mañanas
en que vi muchas bellas colegialas: el coro
que a la iglesia traían las monjas Teresianas.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en El Regional, Guadalajara, 29 de junio de 1909


subir volver Primeras poesías (1905-1912) - Soneto alejandrino   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio