anterior autor siguiente

  A LA TRAICIÓN DE UNA HERMOSA

Tú que prendiste ayer los aurorales
fulgores del amor en mi ventana;
tú, bella infiel, adoración lejana,
madona de eucologios y misales;

tú, que ostentas reflejos siderales
en el pecho enjoyado, grave hermana,
y en tus ojos, con lumbre sobrehumana,
brillan las tres virtudes teologales:

no pienses que tal vez te guardo encono
por tus nupcias de hoy. Que te bendiga
mi señor Jesucristo. Yo perdono

tu flaqueza, y esclavo de tu hechizo,
de tu primer hijuelo, dulce amiga,
celebraré en mis versos el bautizo.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en El Regional, Guadalajara, 3 de agosto de 1909


subir volver Primeras poesías (1905-1912) - Soneto   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio