anterior autor siguiente

      FLOR TEMPRANA

A Antonio Moreno y Oviedo.

Mujer que recogiste los primeros
frutos de mi pasión, ¡con qué alegría
como una santa esposa te vería
llegar a mis floridos jazmineros!

Al mirarte venir, los placenteros
cantares del amor desgranaría,
colgada en la risueña galería,
la jaula de canarios vocingleros.

Si a mis abismos de tristeza bajas
y si al conjuro de tu labio cuajas
de botones las rústicas macetas,

te aspiraré con gozo temerario
como se aspira en un devocionario
un perfume de místicas violetas.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en El Regional, Guadalajara, 24 de julio de 1910


subir volver Primeras poesías (1905-1912) - Soneto   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio