anterior autor siguiente

CUANDO CONTIGO ESTOY, DUEÑA DEL ALMA

Cuando contemplo a veces
que plegando los labios enmudeces,
mi adoración pretende en su locura
bajar hasta tu alma a paso lento
y sorprender, en su mansión oscura,
como nota de luz tu pensamiento.

Cuando me miran, oh mujer, tus ojos
luminosos cual sol de primavera,
por oír anhelante
las pulsaciones de tus nervios flojos
y el rumor de tu pecho palpitante,
en mi pasión quisiera
el misterioso oído de los magos
que en las nocturnas sombras escondidos
escuchan, a la orilla de los lagos,
hasta sus más recónditos murmullos,
de las ramas los débiles crujidos
y la reventazón de los capullos.

Y al sospechar que los recuerdos llenas
de otro amor ya pasado con la historia,
me muerden el espíritu los celos
y quieren mis anhelos
extender con la sombra de mis penas
la noche del olvido en tu memoria.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Creación cerca de 1910. Primera publicación conocida en México en el Arte, México. 1949, núm. 7


subir volver Primeras poesías (1905-1912)   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito:   1/2   2/2
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio