anterior autor siguiente

    A UNA AUSENTE SERÁFICA

Éstos, amada, son sitios vulgares
en que en el ruido mundanal se asusta
el alma fidelísima, que gusta
de evocar tus encantos familiares.

Añoro dulcemente los lugares
en donde imperas cual señora justa,
tu voz real y tu mirada augusta
que ungieron con su gracia mis pesares.

Y recuerdo que en época lejana,
por tus raras virtudes milagrosas
y tu amable modestia provinciana,

ebrio de amor te comparó el poeta
con la mejor de las piedras preciosas
oculta en pobres hojas de violeta.

                              *

Tuviste, en la delicia de mi sueño,
fuerza de mano que se da al caído
y la piedad de un pájaro agreño
que en la rama caduca pone el nido.

De tu falda al seráfico pergeño
cual párvulo medroso estoy asido,
que en la infantil iglesia de mi ensueño
las imágenes rotas han caído.

Yo sé que en mis catástrofes internas
no más quedas tú en pie, señora alta,
de frente noble y de miradas tiernas.

Condúceme en las noches inclementes
porque sin ti para marchar me falta
el óleo de las vírgenes prudentes.

autógrafo
Ramón López Velarde


Seguimos a José Luis Martínez con agreño en el tercer verso del segundo soneto. Otras versiones (ver el sitio de referencia Los Poetas más abajo) prefieren agoreño, que no aclara nada, pero mantiene el endecasílabo.

Notas de edición José Luis Martínez: Creación cerca de 1910. Primera publicación conocida en México en el Arte, México. 1949, núm. 7


subir volver Primeras poesías (1905-1912) - Sonetos   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito:   1/2   2/2
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio