anterior autor siguiente

NUESTRAS VIDAS SON PÉNDULOS

¿Dónde estará la niña
que en aquel lugarejo
una noche de baile
me habló de sus deseos
de viajar, y me dijo
su tedio?

Gemía el vals por ella,
y ella era un boceto
lánguido: unos pendientes
de ámbar, y un jazmín
en el pelo.

Gemían los violines
en el torpe quinteto...
E ignoraba la niña
que al quejarse de tedio
conmigo, se quejaba
con un péndulo.

Niña que me dijiste
en aquel lugarejo
una noche de baile
confidencias de tedio:
dondequiera que exhales
tu suspiro discreto,
nuestras vidas con péndulos...

Dos péndulos distantes
que oscilan paralelos
en una misma bruma
de invierno.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en Revista de Revistas, México, 21 de noviembre de 1915


subir volver La sangre devota (1916)   siguiente anterior
Voz: Juan José Arreola Voz: Juan José Arreola

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio