EN EL PIÉLAGO VELEIDOSO

Entré a la vasta veleidad del piélago
con humos de pirata...
Y me sentía ya un poco delfín
y veía la plata
de los flancos de la última sirena,
cuando mi devaneo
anacrónico viose reducido
a un amago humillante de mareo.

Mas no guardo rencor
a la inestable eternidad de espuma
y efímeros espejos.
Porque sobre ella fui como una suma
de nostalgias y arraigos, y sobre ella
me sentí, en alta mar,
más de viaje que nunca y más fincado
en la palma de aquella mano impar.

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en Revista de Revista, México, 7 de noviembre de 1915


subir  volver  La sangre devota (1916)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio