anterior autor siguiente

      SUS VENTANAS

A Artemio de Valle-Arizpe.

Sus ventanas floridas,
que miran al oriente,
llevan buena amistad con las auroras
que, como primicias fúlgidas, esmaltan
al campo de victorias de su frente.

Aquella madrugada
apareció el Amor tras de su reja
y la dejó lavada
con el cristal cerúleo de su pozo...
¡Y todavía, adentro
de mi alma, hay un gozo
fluido, de mujer madrugadora
que riega su ventana y la decora!

Ventanas que rondé
en la alborada de mis mocedades;
rejas con caracoles
en que Ella gusta de escuchar el sordo
fragor de las marinas tempestades;
rejas depositarias
de aquellos soliloquios de noctívago
y de mi donjuanismo adolescente;
que yo os mire de nuevo
¡oh ventanas abiertas al oriente!

autógrafo
Ramón López Velarde


Notas de edición José Luis Martínez: Primera publicación conocida en La Nación, México, 10 de junio de 1912


subir volver La sangre devota (1916)   siguiente anterior
enlace Versión previa
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio