anterior autor siguiente

                A LA POESÍA

Vicio divino, que a groseros vicios
                        Me hiciste despreciar,
Y las mil vanidades y artificios
                        Del tráfico vulgar;
Sacro elixir que al corazón y al alma
                        Das juventud sin fin,
Y entre abrojos y fango, etérea calma
                        Y alas de serafín,
Con que volver al aire primitivo,
                        Al gusto primicial
Y juicio puro, y al entero activo
                        Ser todo personal.
Libre del yugo de años mil, y de hombres,
                        Y de hábito y refrán,
Para llamar las cosas por sus nombres
                        Otra vez, como Adán;
señalar el cauce del derecho,
                        Y por sobre el saber
Y modo y ley del hombre, siempre estrecho,
                        Los del Supremo Ser.
Y así del mar ir a su fuente arcana
                        Y del acto al motor
Y adelantándose a la marcha humana
                        Servir de gastador.
O revolar por cuantas cosas bellas
                        Hizo Dios con querer
Y el alma ufana regalando en ellas
                        Vivir, sentir, creer.
Genio de amor inagotable, ardiente,
                        Eterno, universal,
Que a pasado y futuro haces presente,
                        Y real a lo ideal;
Y a un hombre solo, humanidad entera,
                        Con cuyo corazón
Toda ella lucha, y cree, ama, y espera,
                        Y llora su aflicción:
Siempre, ¡oh poesía! te adoré en privado
                        Como a dios familiar.
Nunca a exponerte me atreví al mercado,
                        Ni profané tu altar.
Tu néctar mismo, la embriaguez del canto
                        Fue mi rico laurel,
Y el tierno abrazo, la sonrisa, el llanto
                        Que arrebaté con él.
Y una, y ciento, y mil veces te bendigo
                        Por más de un dulce sí,
Y más de un noble corazón amigo
                        Conquistados por ti,
Ese es mi oro, el único, tú sabes,
                        A que tengo afición,
Yo que no sueño en poseer más llaves
                        Que las del corazón.

autógrafo

Rafael Pombo


subir volver Poesías Completas   siguiente anterior
Meditaciones  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio