anterior autor siguiente

                    A LA PATRIA

              ¡Patria! madre y viuda
              Que consternada y muda
Ni osas llorar tus penas y quejarte,
¡Patria! que en vez de madre, tumba nuestra
              Debiéramos llamarte.

              Ya en ti no se divisa
              La flor de una sonrisa
O es de extranjera tierra el sonreído;
Clamores de dolor rasgan el viento
              Y no hallan un oído.

              ¿Al fin la servidumbre
              Será en ti una costumbre?
No hay mal que apiade, no hay maldad que asombre;
¡Si acaso oyen doblar por el que ha muerto,
              Ni preguntan su nombre!

              ¡Ay! tus hijos mejores
              Cayeron con las flores
De la primer guirnalda que les diste,
Y en flor de juventud y de ternura
              Bajo la hoz los viste.

              La virgen desolada,
              Viuda antes de casada,
Fue a orar por él  y desahogar su duelo,
No encontró el templo ¡oh Dios! ¿para nosotros
              No hay ni Dios en el Cielo?

 ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

              Madre, al verte me ciega
              El llanto que me anega,
Y acierto a sollozar mas no a cantarte;
Que en vez de nuestra madre, tumba nuestra
              Debiéramos llamarte.

Septiembre 4: 1864.

autógrafo

Rafael Pombo


subir volver Poesías Completas   siguiente anterior
Poemas Nacionales  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio