anterior autor siguiente

        LA ROSA Y EL TULIPÁN

Aunque vecinos Tulipán y Rosa
            En jardín hechicero,
Y ambos en hermosura peregrinos,
Lá Rosa cayó en gracia al jardinero,
Y de sus manos recibir solía
Mayor cariño y preferente esmero.

Tal vez aún entre flores el gorgojo
            De los celos acosa;
Ello es que el Tulipán vio de mal ojo
Los cariños del amo, y ya creía
Que requebrar y acariciar la Rosa
Era su oficio todo el santo día.

Esto dio punto al sufrimiento. Al cabo
            Díjole en voz quejosa:
-«¿Por qué así me desquieres, jardinero?
¿Qué te hice yo? ¿mis gracias no merecen
Una caricia tuya? ¿mis colores
Más varios y brillantes no aparecen
            Que el de aquella vecina
Perpetuamente carirroja, al modo
¿De ordinaria y estulta campesina?
¿Por qué para ella es tu cariño todo
Y nada para mí?»

            —«No hables al aire,
Soberbio Tulipán, —contestó el dueño—;
Harto admiro tu pompa, y no hay desaire
En darte a la medida de tus gracias
            Mi cuidadoso empeño.
Pero sabrás que de su copa escancia
Más miel que tú mi Rosa favorita,
Y que a un banquete de simpar fragancia
Con sus aromas al pasar me invita;
Y allí el largo deleite encuentro ufano
Que en la mera hermosura busco en vano».

            La que no es más que hermosa
            Llámese Tulipán, pero no Rosa.

autógrafo

Rafael Pombo


subir volver Poesías Completas   siguiente anterior
Fábulas y verdades  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio