anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        ME VOY

        (Bambuco).

Quise engañarte, ¡perdón!
Mas en este amargo instante
Mentir no puede el semblante
Lo que falta al corazón;

Y en inquietud tan atroz
Me denuncian rebeladas
Por absortas mis miradas
Y por trémula mi voz.

¡Me voy! — ¿perdonaste ya?
¡Me voy, te dejo, te pierdo!
Y ni un menguado recuerdo
Tal vez siguiéndome irá.

¡Me voy! — una voz tirana
Lo manda, y cumplo, y me voy,
Y el que está en tus brazos hoy
Será el ausente mañana.

¡Me voy! — ¿entiendes? —No sé
No puedo decir más nada...
¡Estarás acompañada
Y andando solo estaré!

¡Mujer! en tus ojos leo
Que te alegra mi tortura
Como que hay cierta dulzura
En las lágrimas que veo.

¡Y yo en tanto!... Si es así
El justo Dios te maldiga;
Que la sombra te persiga
Del desgraciado por ti...

Si para mentir tan bien
Tus ojos me sedujeron,
¿Por qué si vida me dieron
No me mataron también?

¿Por qué si Dios quiso criar
Más ingrata a la más bella
Quiso que ardiese por ella
El que mejor sabe amar?

Con más que amor yo te amé,
Tú lo sabes, Dios lo sabe;
Todo el amor que en mí cabe
En tu amor lo concentré.

¡Y el premio de tanto ardor
Ha de ser tu indiferencia!
El cielo, ¡ay! hizo en la ausencia
Infierno para el amor.

¡Con qué placer marcharía
Si al cumplir la orden tremenda
Pudiera llevarme en prenda
Tu corazón, vida mía!

Mas ¡ay! del que ausente está,
¡Amando lo que no ve!
Que siempre el olvido fue
La herencia del que se va;

Y a un corazón de mujer.
Tímido y frágil, no alcanza
Del aguardar la esperanza
Ni la fe del prometer.

Para la hermosa no es
La palma del sacrificio:
Su afecto sólo es propicio
Al que se postra a sus pies.

Y hay siempre instante en que crea
Que un amante la abandona,
Para ceñir la corona
Al que infiel la lisonjea.

¡Pensar que me martiriza!
¡Sospecha que me atormenta!
Dejad, ¡ay! al que se ausenta
La fe que lo diviniza.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

¡Cuándo soñamos los dos
En este instante postrero!
¿Quién al decir un te quiero
Imaginará un adiós?

Llegó ese instante, ¡ay de mí!
¡Apuremos nuestra suerte!
¡Di cuando sepas mi muerte
Que he muerto adorando en ti!

Bogotá: 1851.

autógrafo

Rafael Pombo


subir   poema aleatorio   Poesías Completas   siguiente / next   anterior / previous
Otros poemas y versos de circunstancias