anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        UNA POLKA Y UN STRAUSS

¡Qué instante, oh Dios, qué instante! Espléndido cometa
Que en tu hálito envolviéndonos con ímpetu veloz,
Nos desbocó hasta el cielo del loco, del poeta,
De los enamorados... que un mismo cielo son.

¿Y esta primera, dime, será la vez postrera?
¿Será una burla amarga de mi destino cruel?
Mal genio o ángel, ódiame, condéname severa,
Mas vuélveme ese instante para morir en él.

Mas, iay! ojos tan lindos no pueden ser traidores,
Licor que tanto arroba no puede envenenar,
Y de ese nombre dulce, símbolo de favores,
Que llevas en la frente, no puedes renegar.

Aún veo cruzar tu sombra por mi cerebro ardiente
Girando de la polka al tentador compás,
Enferma de entusiasmo, de amor resplandeciente
Cerca a mi faz quemante tu purpurada faz.

Veo esos ojos negros, fascinadores, tórridos,
Clavados en los míos con dulce turbación:
Oigo esa voz, suave más que el laúd eólico,
Que deja un eco eterno de vida y emoción.

Y siento aún quemarme al fuego de tu brazo
Abandonado al mío con dejadez febril,
Y al roce de tu traje de perfumado raso
Con alas de deleite flotando en torno a mí.

La llama que del fuego el céfiro se roba
Y en torbellino rápido remolineando va,
No es más graciosa, fúlgida, aérea, voladora,
Que tú cuando tu planta vivaz girando está.

¡Dichoso el que a tu lado de contemplarte viva,
De oírte, de escucharte, de embelesarse en ti!
¡Feliz quien por el tuyo su corazón cautiva!
...Mas, dime, ¿no lo guardas entero para mí?

Bogotá, marzo 18: 1853.

autógrafo

Rafael Pombo


subir   poema aleatorio   Poesías Completas   siguiente / next   anterior / previous
Otros poemas y versos de circunstancias