anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

              EN EL ÁLBUM

    de mi preciosa prima Rosita de Pombo.

                        I

Yo ansiaba ver el mar como el ciego la luz ver ansía,
Como anhela el cóndor ver su imperio radiante a sus pies;
Mi alma, viajera audaz, vagar libre del polvo quería,
Para honrar así a Dios tan inmenso y potente como es.

                        II

Mi ternura filial anhelaba también incesante.
Como un ara de amor, de mi padre la cuna besar1,
Y elevar al Gran Ser una férvida súplica amante
Por su cuna y por él ante toda la pompa del mar.

                        III

Alcancé a ver por fin a la heroica, infeliz Cartagena
Cual un regio collar perfilada en la bóveda azul,
Y me hinqué de placer,y abrasó mis rodillas su arena,
Porque bella la vi cual soñando soñaba a Estambul.

                        IV

Torres, palmas sin fin, miradores, preciosa bahía,
Muros de insigne prez cual anillo de bronce en redor,
Todo nuevo ante mí de repente surgiendo del día...
«¿Será un sueño?», exclamé. <!Hay verdades tan bellas, Señor?»

                        V

Y aún poco era. Después, desde tu alto balcón dominando
Tú y el mar a la vez presentáronse al frente de mí,
Y entonces... deliré, si poco antes estaba soñando,
Y entonces... ¿qué mortal sentir pudo jamás tanto así?

                        VI

Oye: siempre que yo de mi sed de emoción devorado
Mi espíritu febril columpiaba antes de hoy sobre el mar;
Creía un ángel ver que llegándose blando a mi lado
Me decía: «¡hela allí, el mar es, que te llama a volar!»

                        VII

Y ese ángel eras tú, con tu bíblica, regia hermosura,
En que a Natura Dios ser perfecta una vez permitió,
Con tu gran corazón, con tu alma poética, pura,
Con ese ojo oriental, y ese... ¡todo! ¡el pincel no tembló!

                        VIII

Me dijiste «¡ve el mar!» pero «¡vuela!» eso no me dijiste
Pero hoy vine, hoy no más, y mañana ya debo partir,
Y por la ley fatal que a lo alegre une siempre algo triste,
Yo ansiaba ayer  volar, y hoy... me pesa mi anhelo cumplir.

                        IX

¡Ah, si pudiera yo esperar un recuerdo siquiera
De ese instante que fue  y que no volverá entre los dos!
Pero, pobre de mí, como pobre de aquel que algo espera
Cuando en pos de un «¡salud!» le es forzoso decir un «¡adiós!»

autógrafo

Rafael Pombo


1 Mi buen padre nació en Cartagena.


subir   poema aleatorio   Poesías Completas   siguiente / next   anterior / previous
Otros poemas y versos de circunstancias