anterior autor siguiente

          A TÍA PEPITA

Mi retrato habéis pedido,
Y a atención tan lisonjera,
Pudiera pensar cualquiera
Que yo no he correspondido;
Por eso ante todo os pido
El más humilde perdón,
Pero si es vuestra razón
Tan justa como galante,
Tal vez mi estigma levante
La presente exposición.

Mientras más ardiente y viva
Es por vos mi gratitud,
Me ha puesto vuestra virtud
En peor alternativa.
Antes pues de que reciba
Ese perdón que os pedí,
Voy a probaros aquí,
Como uno y uno son dos,
Que ese que imploro de vos
Lo podéis pedir de mí.

Pedir el retrato a un feo
No es cosa tan lisa y llana
Que no le enrede la gana
Al más ferviente deseo.
Me suponéis, según veo,
Madura filosofía;
Mas no habrá galantería
En que yo os ponga delante
Un sobrino semejante
De una semejante tía.

¿Por qué no pedís más bien
Que os haga vuestro retrato?
Cuando a tan dulce mandato
No hay más que decir ¡amén!
Las tintas del mismo Edén
Mejoraran mi paleta,
Y si el pincel interpreta
Lo que dicte el corazón,
Fuera en vuestra evocación
Gran pintor o gran poeta.

autógrafo

Rafael Pombo


subir volver Poesías Completas   siguiente anterior
Otros poemas y versos de circunstancias  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio