anterior autor siguiente

                A ELLA SABE QUIEN

Ya me lo han dicho, hermosa, ya me lo han dicho,
                    Mas no lo creo,
Que yo, aunque indigno, honrado por tu capricho,
Sin entrar en la liza gano el torneo;
Y dije, a la que sabes de mis amigas,
                    «¡Silencio! ¡broma!
Porque mientras tú misma no me lo digas
Con una de mil cifras que hay en tu idioma,
¡Quién es el pretencioso que en serio toma
                    Lo que tú niegas
A tantos que a inflexible desdén relegas!

Ya me lo han dicho, hermosa, ya me lo han dicho,
                    Que el alma mía,
Pájaro sin albergue que anda al capricho
Del espiritual viento de la armonía,
                    Encontró un nicho
En la puerta del templo de tu alma pía.

                    Dios te bendiga,
Ángel hospitalario, latente amiga;
Algo habrá en nuestras almas que las enlaza,
Marca de un mismo temple, tipo de raza;
Pero mientras la tuya no me lo diga
                    ¿Quieres que crea
Que dueño un pobre diablo de un ángel sea?

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... .. ... ... ... ... ... ... ... ... .. ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... .. ... ... ... ... ... ... ... ... .. ...

¡Oh pensamiento, duérmete! ¡Fresca brisa,

                    Sopla en mi frente!
¡Corazón, no palpites con tanta prisa!
                    ¡Lira, detente!

                                    *
                                  *   *

El que hace largos años quebrantó el yugo
Del tirano más dulce y el más tremendo.
Se estremece pensando, tiembla temiendo,
Que otra vez sea la víctima o el verdugo.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... .. ... ... ... ... ... ... ... ... .. ...

Y sin embargo... abusa de su belleza el cielo,
De su fragancia, el campo; de su esplendor, la luz.
No sólo piensa el alma, el hombre no es de hielo,
Dos brazos no soportan el peso de una cruz.

Y hay ojos que encantaran de un mártir la tortura,
Y hay labios donde un tósigo saboreara yo...
Si es el amor locura, que venga la locura,
Pero... en la forma de una que mi alma adivinó...

autógrafo

Rafael Pombo


subir volver Poesías Completas   siguiente anterior
Otros poemas y versos de circunstancias  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio