anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          NOCTURNO

¡Oh, noche de los Andes que platea la Luna!
Disolución de perlas siderales en una
Agua de maravilla, que inunda silenciosa
La paz en que la mole de los Andes reposa...

Como esos vastos mares que se ven en los sueños,
Crispando contra bravas rocas el atrevido
Oleaje en que, a saltos, flotan nudosos leños,
Pero en cuyos vaivenes no se escucha un ruido,
La Cordillera, a modo de un rebaño aturdido,
Sacude la ondulante túnica de su nieve
En que cada aspereza se hace un encaje leve
Y en que la pesadumbre de la cumbre se espacia,
Angustiando la audacia de sus esfuerzos, hacia
La Luna, en una agónica imploración de gracia...

Noche de plata, noche de Luna y nieve: encanto
En que se siente un soplo de muerte y de misterio...
Un largo viento aúlla... Corre un frío de espanto...
Hay una religiosa quietud de cementerio...
Tal un sopor de opio que urdiese una tremenda
Visión de abrumadores túmulos de leyenda...
Pesad día de cóndor, que abriendo el abanico
De sus alas, en sueños, clava en la Luna el pico,
Cual si romper quisiera, desesperadamente,
La cascara engañosa de un huevo de serpiente.
Plata la Luna, plata la nieve, plata un río...

Sólo en la altiplanicie sus rubias pieles ata
Un grupo de vicuñas, que, oprimidas de frío,
Mienten un oro trémulo en la noche de plata.
El indio que vigila tal grupo, un aire toma
De fantasma: en sus labios, de repente, un carrizo
Interrumpe el silencio ritual que se desploma...

Y la flauta parece recoger el hechizo
De esta noche de luna sobre los Andes: queja
Que arrastrándose fluye tras de algo que se aleja;
Y prolonga sus ayes; y dilata sus ecos,
Como sí al recibirlos se agrandasen los huecos;
V en las nubes se mece; y armoniza a sus sones
La geométrica danza de las constelaciones...

Flauta en noche de luna, que, por las soledades
De los Andes propaga doliente melodía
Y hace bullir el seco polvo de otras Edades
En las evocaciones de su melancolía...

Noche de sortilegio, de liturgia y arcano:
En ti encuentro el refugio que yo buscaba en vano.
Tal es como, en un sano panteísmo, me siento
Algo tuyo: ambiciosa cumbre con pensamiento,
Raudal que sin oírlo da al aire su lamento,
Nubarrón de pasiones a la merced del viento:
Y tal es como, en este solemne encantamiento,
La vida que he vivido se me figura un cuento...

Pienso que un poder mágico exaltó estas alturas,
Acumuló estas nieves extáticas y puras,
Abrió el palio de estrellas de esta noche de plata
Y bajo de la Luna puso esta serenata
En que mi afán romántico oye una voz amiga.
¡Sólo para ofrecerle descanso a mi fatiga!...

autógrafo

José Santos Chocano


subir   poema aleatorio   Últimas poesías   siguiente / next   anterior / previous