anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        AB ETERNO

Traemos desde otros mundos
cual recuerdo de otros días,
inefables simpatías,
resentimientos profundos.
¿Los oleajes iracundos
chocan sólo por chocar?
¿Amar es tan sólo amar?
¿Dónde el punto de partida
está para nuestra vida:
en la playa o en la mar?

A dormir cual pescadores
en alta mar nos echamos,
y en la playa despertamos
de esta vida de dolores.
Y esas vidas anteriores
confunden cunas y fosas,
dando así a las presunciosas
ciencias de moldes estrechos
el cómo  de tantos hechos
y el por qué  de tantas cosas...

La Natura tal vez quiere,
haciendo lo que deshace,
que el alma de uno que nace
sea el alma de otro que muere.
Nadie así romper espere
tal destino eslabonado.
¿Quién es el que no ha mirado
singulares coincidencias,
en hondas clarividencias
de futuros que han pasado?

Cruzando el recuerdo está
un puente sobre el abismo,
cuando a veces me ensimismo,
cuando el alma se me va.
Recuerdo el placer quizá
hoy que las penas me afligen:
placer de amores que rigen
el rumbo de una pasión,
no sólo sin conclusión,
sino también sin origen...

Pasión que es luces, sonidos,
mieles, aromas y plásticas;
¡todas las fuerzas elásticas
de nuestros cinco sentidos!
En los sueños desmedidos
de mi corazón amante,
truena un beso resonante;
se ensancha; se alza hasta Dios;
y nos arrastra a los dos,
como un círculo del Dante...

¿Amo o deseo? ¿Otra vez
tras de apurar el licor,
dejaré el vaso de amor
volcado sobre la hez?
¿O cual muribundo pez,
que tornara a su elemento
gozaré gozos sin cuento
en ilusiones sin fin?
¿Es de Edén o es de jardín
el olor que trae el viento?

Tengo yo al quedarme a solas
sentimientos encontrados:
amores contra pecados,
leños flotando en las olas...

¡En mis flores las corolas
y en mis árboles los nidos
son otros tantos oídos
con que escucho eternamente
la pifia de la serpiente
sobre los frutos prohibidos!

Caiga o no caiga en error,
después de dudarlo, creo
que todo amor es deseo
y todo deseo amor.
Esto que es en mí fulgor
y que alumbrándome va,
el primero no será
pero el más profundo, sí,
de mis deseos de aquí,
de mis amores de allá...

Memoria que es ambición,
recuerdo que es porvenir,
este amor me hace sentir
como una resurrección.
¡Si es justo que la Pasión
pidiendo limosnas ande,
ya que el amor que se expande
en mi alma, no cabe en ella,
denme otra vida más bella
sobre otro mundo más grande!...

autógrafo

José Santos Chocano


subir   poema aleatorio   Azahares. Notas líricas (1896)   siguiente / next   anterior / previous