anterior autor siguiente

        EL SUSPIRO

Suspirando en las cuerdas de mi lira,
la inspiración a torturarme empieza;
y el suspiro —hecho mundo— en mi cabeza
por los abismos de la mente gira.

¿Quién cuando a Venus en las aguas mira,
no suspira al mirar tal gentileza?
Muda es la admiración a la belleza;
y el verdadero amor —no habla— ¡suspira!

Con vago ideal, con místicos temblores
y con arrullos de apagado acento,
el suspiro disipa los dolores;

y es, dando fuerzas e infundiendo calma,
jirón del alma... convertido en viento,
jirón del viento... convertido en alma.

autógrafo

José Santos Chocano


subir volver Azahares. Notas líricas (1896)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio