anterior autor siguiente

        ENGARCE

El misterio nocturno era divino.
Eudora estaba como nunca bella,
y tenía en los ojos la centella,
la luz de un gozo conquistado al vino.

De alto balcón apostrofóme a tino;
y rostro al cielo departí con ella
tierno y audaz, como con una estrella...
!Oh qué timbre de voz trémulo y fino!

¡Y aquel fruto vedado e indiscreto
se puso el manto, se quitó el decoro,
y fue conmigo a responder a un reto!

¡Aventura feliz! —La rememoro
con inútil afán; y en un soneto
monto un suspiro como perla de oro.

Veracruz. Julio de 1900

autógrafo

Salvador Díaz Mirón


subir volver Lascas (1901)   siguiente anterior
inglés Translation by Timothy Adès
Voz Carlos Pellicer Voz: Carlos Pellicer

Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio